Si la palabra Hostal aún te resulta exótica y desconfías de hospedarte en estos establecimientos, quizás te estés perdiendo de una de las mayores aventuras que puedes experimentar en tu vida de viajero. Esta serie de post va dirigido a los viajeros primerizos que quieren iniciarse en la “Cultura Hostalera” o que simplemente quieren experimentar un hospedaje distinto.
En una publicación anterior hicimos notar las principales diferencias entre un Hostal y un Hotel, sí aun no las conoces te recomendamos darle una revisada, puedes leerla aquí.

 

¿Qué es un dormitorio compartido?

Un dormitorio compartido es una habitación que se comparte con varias personas, por lo general es una habitación con varias literas, y an algunos hostales pueden alojar hasta 20 personas.
Cuando reservas en un dormitorio, lo haces pagando sólo el número de camas que vas a ocupar, es decir que si yo reservo 2 camas en un dormitorio compartido de 8 camas, podré ocupar las 2 camas del mismo, pero las 6 camas restantes pueden ser rentadas a 6 personas distintas. (Vamos, es por eso que se llama compartido).

 

¿Dónde dejo mis cosas?

Un dormitorio siempre debe de tener un espacio de lockers. Los lockers deben de contar con un cerrojo y llave o con un portacandado para poderlos cerrar. Los viajeros expertos prefieren usar su propio candado, esto da mayor seguridad además que no siempre te darán un locker con llave, en ocasiones sólo tienen el portacandado y si no cuentas con uno, tendrás que rentar o comprar tu candado en recepción.
 
Lockers junto a las literas del Hostel Malaga City
 

 

¿Y el baño?

Obviamente el baño también es compartido, el número y disposición de los baños varía en cada hostal, hay hostales que cuentan con un área de duchas comunales pero la mayoría tiene baños y duchas separadas para hombres y para mujeres.
 
Área de duchas de los baños del Hostel Ananas en Praga.
 
Dependiendo del hostal en el que te hospedes, pueden proporcionarte una toalla o bien tendrás que rentarla. Si quieres evitar cargos adicionales, viaja con tu propia toalla o investiga si los hostales en los que te alojas incluyen toallas y amenidades (también llamadas toiletries, que son el jaboncito y el champú de uso personal). Y algo que sin duda no debes olvidar: Tus sandalias, recuerda que las duchas del hostel son tan públicas como las de una piscina.

 

Tips de etiqueta de un dormitorio compartido

Dormir compartiendo habitación es común para un viajero con cultura hostalera, sin embargo, siempre habrá personas que no tienen muy claro que no están en una habitación privada. Para la mayoría de las personas esto sonaría como sentido común, pero siempre habrá para quién no resulte tan común, así que aquí te mostramos algunos tips de etiqueta en un dormitorio compartido:
 
  • Mantén tus cosas dentro de tu locker: A nadie le gustaría ver invadida su cama por todo tu guardarropa, además evitas robos y malas caras.
  • Pon tu celular en modo silencioso: También evita hablar por teléfono o hacer ruido después de la hora de silencio del establecimiento (por lo general a las 11 pm), es super nefasto estar escuchando una conversación con tu ex a las 3 de la mañana, o estar escuchando el tonito de mensaje durante toda la noche. Es un dormitorio: se usa para dormir, si quieres hablar salte al parque.
  • Respeta el descanso de los demás: Si sabes que tendrás que tomar un avión a las 4 de la mañana ten la precaución de empacar desde la noche anterior, nadie disfruta de escuchar por 10 interminables minutos el abrir y cerrar de tus cierres y tus mil y un manías para empacar.
  • No tengas relaciones sexuales: ten un poco de clase y renta un cuarto privado, o no sé, vete a un monte. A menos que te guste tener un grupo de voyeurs involuntarios, porque no importa cuán silencioso/a crees que eres, todos, tooodos se dan cuenta.
  • Los ronquidos son gratis: No es un misterio que habrá concierto de ronquidos, así que se precavido y lleva tus tapones de oídos.
  • Lord/Lady tendedero: Si lavas tu ropa utiliza el lugar apropiado para secarlas, o paga una tanda de secadora, pero no llenes el dormitorio con una exposición de tus bragas y calcetines agujereados.
  • Solo enciende la luz si es necesario: Si vas llegando a un dormitorio y ya hay gente durmiendo, usa la lámpara de tu celular para encontrar tu cama, así evitarás despertar a todo el mundo al encender la luz en todo del dormitorio.
Esperamos que esta pequeña introducción así como los tips de etiqueta en dormitorio te ayuden a planear tu viaje de una mejor manera, ¿Qué dices? ¿Faltarían algunos?, ¿crees que la información es suficiente? Escribe un comentario o cuéntanos tus experiencias en un dormitorio.
 
 
 
 
 
 
Publicado por: Dante Rodríguez Zavala.
Viajero y hostelero - Siempre que se hospeda en dormitorios compartidos se esfuerza por ganar el concurso de ronquidos.