Cuando uno piensa en arqueología quizá nos vengan a la mente grandes sitios como Chichén-Itzá o la Pirámide del Sol en Teotihuacan, pero no debemos pasar de largo que el Estado de Guanajuato también tuvo historia y también fue habitado por pueblos sedentarios que construyeron ciudades y monumentos para celebrar a sus deidades.  Desde la primera década del siglo XXI en Guanajuato se han estado esfuerzos para rescatar y abrir al público los restos arqueológicos de centros ceremoniales repartidos a lo largo de todo el estado.

Así que porqué no te das la oportunidad de conocer parte del legado histórico del estado y lánzate a conocer sus zonas arqueológicas más Importantes:

Plazuelas

Localizado sobre tres laderas que separan dos barrancas –Los Cuijes al oeste y Agua Nacida al este–, los edificios de Plazuelas fueron construidos de manera dispersa, comunicándose entre sí a través de largas calzadas y veredas que suben y bajan entre los cerros, y en donde un manantial, El Agua Nacida, es el punto de confluencia de ellos.

Otra particularidad de Plazuelas son los miles de petrograbados que se encontraron en las orillas de las barrancas sobre afloramientos rocosos de toba riolítica, tallados en bajo y alto relieve.

Además, durante  las excavaciones se hallaron, al pie de la ladera oeste, cuatro fragmentos diseminados de una escultura de 2.60 metros de largo, que debió estar colocada en posición vertical a manera de marcador, y posiblemente funcionaba como símbolo de fecundidad. Los fragmentos tienen grabados distintos motivos, similares a los de las piedras que rodean Plazuelas.

Acceso: Siguiendo la Carretera Federal No. 110 Pénjamo–La Piedad, se llega al poblado de Buenos Aires, se continúa por un camino de terracería  poco más de 3 km, que conduce a la ranchería de San Juan el Alto Plazuelas. Si se va en el transporte público desde la Ciudad de México habrá que tomar un autobús que lo lleva a Pénjamo. En Pénjamo se toma el autobús “Servicio Coordinados” hacia La Piedad.

Horario: Martes a domingo 10:00 a 18:00 horas

Cañada de la Virgen

  

Este sitio se encuentra localizado en la cuenca central del Río de la Laja en plena frontera Mesoamericana. La construcción de diversas estructuras sobre una superficie de 16 hectáreas es atribuida a tribus de filiación Otomí, la cerámica encontrada a los inicios de la época Tolteca, en especial con el denominado Blanco Levantado. Los estudios más recientes señalan que la sociedad que habitó Cañada de la Virgen, poseía conocimientos astronómicos muy avanzados lo que facilitaba el control del tiempo y de los ciclos productivos.

Localizada a aproximadamente 30 km desde San Miguel de Allende. Sus edificios principales son la Casa de los Trece Cielos con el basamento piramidal más grande, La Casa de la Noche más Larga que tiene cierta relación con el solsticio de invierno. Este lugar vivió sus mejores años entre el 600 y 900 d. C.

Al llegar, hay una camioneta que te transporta por 3 km desde el Centro de Atención al Visitante al sitio arqueológico donde debes caminar aproximadamente un kilómetro, por lo que procura llevar una gorra o sombrero para protegerte del sol y zapatos cómodos

Acceso

Desde Guanajuato se toma la carretera 110 (hacia Dolores Hidalgo por el Xoconoxtle) y a la altura de la comunidad de Don Sebastián se toma la carretera 51 (a San Miguel de Allende), el acceso a la zona arqueológica se ubica sobre el kilómetro 10+800 de la carretera 51 en su tramo Don Sebastián-San Miguel de Allende. Desde que se abrió al público hay un Centro de Atención al Visitante (CAV), ahí se dejan los vehículos particulares y se ingresa en camioneta al sitio.

Horario: Martes a domingo 10:00 a 18:00 horas

Peralta

La arquitectura monumental de Peralta constituye una de las mayores expresiones constructivas de la población que vivió en El Bajío. Su notable morfología arquitectónica cuenta con seis de los ocho distintos trazos de la arquitectura de montículo y patio hundido. Estos grupos humanos practicaron la agricultura de temporal en terrazas, en las laderas de los cerros y, muy probablemente, aprovecharon las crecientes del Río Lerma para sembrar en algunas partes de la planicie. La filiación étnica de ésta población aún se desconoce. Su cronología principal es Clásico Temprano, del 300 al 750 d. C.

Acceso: Para llegar a la zona arqueológica de Peralta, desde Abasolo sale una carretera pavimentada al oriente de la ciudad, siguiendo ésta ruta se pasan las rancherías de San Isidro,  La Peña y Rancho Seco y se recorren 13 km., para llegar al sitio. Desde Irapuato por la Carretera Federal No. 90 se debe tomar el crucero hacia Pueblo Nuevo en el kilómetro 14, hasta llegar al crucero de Pueblo Nuevo-Huanímaro, en dirección a Huanímaro, 4 km., adelante se encuentra la entrada al Rancho de San José de Peralta. Pasando el campo de fútbol y la caseta de policía, un kilómetro adelante encontrará la entrada al sitio arqueológico.

Horario: Martes a Domingo de 10:00 a 18:00 horas

El Cóporo

El Cóporo, palabra de origen tarasco que significa “sobre el gran camino o el camino grande.” Es un asentamiento con vestigios de una antigua ciudad mesoamericana ya que estuvo conformado por una serie de aldeas alrededor del cerro, cuyos habitantes cultivaban maíz, calabaza, amaranto, tomatillo, frijol y chile, que formaba parte de su dieta básica, y cerca existían manantiales y arroyos que fueron venerados en la época prehispánica.  Además su ubicación al noroeste del Estado de Guanajuato, entre el valle y la zona de bosque, fue estratégica ya que le otorgó protección, así como acceso a diferentes recursos.

Este asentamiento prehispánico, que se distingue por su arquitectura desarrollada hace 1,500 años, compuesta por habitaciones para la gente común y un centro cívico ceremonial, está asociado a la Tradición Tunal Grande (200 – 900 d.C.). Conjuntamente a ello, la cosmovisión de sus antiguos pobladores en parte se infiere de la organización de sus espacios arquitectónicos.

Acceso: Es necesario tomar desde la ciudad de Ocampo, la carretera estatal que conduce a la ciudad de León , a 20 Km. se encuentra la población de Ibarra, donde inicia un camino asfaltado hacia la comunidad de San José del Torreón. Posteriormente de cruzar esta población se continúa por terracería hasta el Cerro El Cóporo.

Horario: Martes a Domingo de 10:00 a 18:00 horas

Arroyo Seco

Localizado en el municipio de Victoria, Arroyo Seco es el sitio arqueológico “más nuevo” pues abrió sus puertas al público en 2018,si bien no tiene pirámides, si alberga cavernas y formaciones rocosas llenas de motivos pictóricos de los primeros habitantes del estado, e incluso de México. Actualmente sólo se muestra 25 por ciento del total de los motivos pictóricos, ya que se cuenta con 46 espacios con grafías, aunque ahora se abren al público solo dos elevaciones rocosas que los contienen.

Algunas de las grafías son representaciones humanas en actividades como la caza o danzando en pequeños grupos. También hay motivos zoomorfos: zorros, coyotes, perros y venados; águilas, lagartijas y ranas, e insectos como arañas o alacranes, así como vegetales, como la planta de maíz o quizá de peyote.

Los arqueólogos de la zona datan las grafías desde 7000 a.c. hasta el año 1100 d.c. , periodo durante el cual la zona fue frecuentada por tribus nómadas de cazadores- recolectores.